Los Maravillosos Beneficios de Sirsasana


Desde que nació mi hijo, no es mucho el Yoga que practico, los días y las horas se van en su cuidado, jugar con él y en muchas horas de lactancia. Poco a poco he podido ir retomando ese espacio de práctica diaria, o por lo menos eso intento, pero dado el poco tiempo realizo una rutina corta que no me tome más de 20 minutos.

 

El saludo al sol para mi es imprescindible. Hago también uno que otro estiramiento, una que otra asana, pero además del saludo al sol, lo otro que nunca falta es Sirsasana o postura sobre la cabeza, y sobre esta asana es que quiero hoy hablarles.

 

Tengo los primeros recuerdos de ella con 4 años, en nuestra casa en el campo, en la terraza, mi padre sobre su manta blanca realizaba su práctica de yoga por las mañanas. Recuerdo verlo allí, con la cabeza hacia la tierra, los pies hacia el sol, quedar sorprendida y maravillada con esa posición, verlo así por un rato, respirando, era como que todo se detuviera.

 

Hoy se me ha venido esa imagen, al ver a mi hijo observándome en cada movimiento, le encanta verme hacer los saludos al sol, me sigue y aunque tiene tan sólo 8 meses hasta pareciera que quiere hacerlos él también.

 

Qué sentirá él cuando me ve cabeza a la tierra, pies hacia el cielo? Ya lo iré descubriendo con el tiempo.

 

Lo que si sé es lo que siento yo. Para mí esta postura está siendo el mayor regalo de mi breve yoga actual. En tan pocos segundos, una postura que entrega tanto para el cuerpo y la mente. Son esos segundos, que al igual que cuando pequeña tenía esa sensación como que el tiempo se detuviera, son esos segundos de meditación, de apertura, de equilibrio físico y mental, de claridad, de lucidez, de vitalidad.

 

Como no es mucho tiempo el que puedo dedicarle al yoga, esos segundos, tan eternos y fuera del tiempo, me valen por mucho, me entregan lo que necesito para el día, me renuevan de energía y me equilibran. Las razones para sentir tanto bienestar se encuentran en sus beneficios físicos y mentales, tan bien explicados y que ahora traduzco, del libro The Sivananda Yoga Training Manual

 

BENEFICIOS FÍSICOS

 

      Al invertir el cuerpo y mantenerlo en una línea recta , la fuerza de gravedad es contrarrestada. Normalmente el corazón necesita bombear la sangre con muy poco esfuerzo para llegar a los pies, con esta postura invertida la gravedad ayuda a que la sangre fluya fácilmente de regreso al corazón

       Las personas que la practican con regularidad tienden a tener bajas tasas de respiración y de latido de corazón por minuto. Lo que indica que los sistemas respiratorios y circulatorio son fuertes y flexibles

      Invertir el cuerpo promueve una respiración más profunda, incrementando la cantidad de oxígeno en el cerebro y en el todo sistema nervioso

      Como resultado de este rico suministro de nutrientes, todas las funciones del cuerpo son tonificadas y mejoradas

       Problemas nerviosos, oculares, auditivos, nasales y de la garganta son aliviados

       Las personas que sufren de venas varicosas sienten un alivio al permitir que la sangre fluya desde las extremidades bajas

       Se alivia la presión de las zonas lumbar y sacra

      Es una de las asanas más poderosas para el cuerpo y la mente, una panacea para todos los malestares humanos

 

BENEFICIOS MENTALES

 

      Incrementa la capacidad intelectual y la memoria

       Mejora la concentración. Esta postura es particularmente beneficiosa para las personas que necesitan un gran poder de concentración en sus trabajos: estudiantes, artistas, científicos, escritores, etc.

      Mejora las facultades sensoriales

      Las personas que practican Sirsasana con frecuencia raramente sufren de desordenes nerviosos

 

Y así, podrían seguir, sumándose beneficios tras beneficios, para una postura que es considerada el “Rey” de las estimadas 84.000 diferentes asanas que es capaz de realizar el dios Siva.

 

Una asana que a pesar de conocerla desde muy pequeña, me tomó muchos años animarme a aprenderla y practicarla, la verdad es muy último mi descubrimiento, ya que un poco antes del embarazo fue cuando me animé a intentarla.

 

En un principio da vértigo, miedo y tantas cosas pensar en ser capaz de estar con los pies hacia el cielo, sosteniéndose en la cabeza, pero poco a poco esos temores se van pasando, poco a poco vas siendo capaz de alzar más y más los pies hacia arriba, los brazos se van fortaleciendo y vas encontrando el equilibrio para mantenerte invertido y erguido.

 

Este post es un post de empuje y ánimo para que a pesar de esos miedos muchos comiencen a practicarla, no se necesita ser un súper yogui para hacerla, se necesita la guía de un profesor de yoga que te enseñe los pasos, mucha práctica, confianza y perseverancia. Los regalos que traerá para tu cuerpo y mente, serán muchos, ya los he enumerado, y los podrás sentir poco a poco en todo tu Ser.

Comments

Created On martes, febrero 20, 2018 Posted By Marisol ruiz Comment Link
Donde se encuentran ubicados enviar direccion y cuanto valen las clases
Showing 1 - 1 of 1 item

Leave your comment